El futuro de la seguridad de los pagos en el 2019

Por Eduardo Perez, vicepresidente senior de seguridad de pagos para Visa América Latina y el Caribe

 

 

En esta época del año muchos se proponen resoluciones y metas para el nuevo año y se comprometen hacer cambios en su vida, conducentes a una mejoría. En Visa avizoramos algunos cambios saludables para la industria de pagos.

 

A través de los años se han hecho muchas inversiones e innovaciones para asegurar los canales digitales para los pagos y espero ver un creciente impulso en muchas de esas innovaciones en la seguridad. Nadie puede predecir lo que vendrá, pero ofrezco mi opinión sobre las posibles tendencias en la seguridad de los pagos.

 

El fraude relacionado con los pagos en persona continuará disminuyendo gracias a la tecnología de la tarjeta moderna.

Pese al crecimiento global en el comercio electrónico, los consumidores aún compran en persona.  La mejor noticia es que la mayoría de las terminales de punto de venta (POS) habilitadas para tarjetas de chip, también apoyan los pagos sin contacto. Estas últimas tarjetas usan la misma tecnología de chip y de seguridad probada contra el fraude. Además brindan mejor experiencia al consumidor, motivo por el cual un creciente número de sistemas de transporte público y restaurantes ha implementado las tarjetas sin contacto o piensan implementarlas.

 

A medida que caduquen las de banda magnética y sean reemplazadas por tarjetas de chip y de pago sin contacto, y mientras los comercios se actualicen con terminales de punto de venta más modernos, el fraude en los pagos efectuados en persona disminuirá aún más en el próximo año.

 

El continuo crecimiento del comercio electrónico y el móvil impulsará la necesidad de contar con pagos digitales seguros.

Es probable que el volumen de los pagos digitales continúe aumentando, impulsado en parte por la mayor comodidad y hábito de comprar a través del teléfono, tableta, computadora y otros dispositivos conectados a Internet.  Los especialistas predicen que para el año 2020 más de 20 mil millones de dispositivos conectados a Internet de las Cosas. Si bien los chips han reducido el fraude en las tiendas en forma significativa, necesitamos una defensa, como el chip, para una mayor seguridad en el canal digital. La tokenización nos puede proporcionar esa solución.

 

Los tokens reemplazan los números de cuenta de las tarjetas de pago al ser transmitidos; de manera que si se compromete la seguridad en un sistema de punto de venta (POS), dispositivo o aplicación móvil o una conexión de red, los números de cuenta de las tarjetas de pago permanecerán seguros y no se verán expuestos. El token, también, tiene un valor dinámico que cambia con cada transacción, de forma similar a la tecnología de chip en las transacciones en persona.

 

El Servicio de Token de Visa ya trabaja con Netflix y se ha expandido a 20 nuevos socios, llegando a un total de 60 alrededor del mundo. Con la tokenización los comercios no tienen que guardar información sensible como los números de cuenta, reduciéndose en gran medida el riesgo para quienes almacenan la información de su tarjeta de pago en dispositivos o apps móviles o en línea en el caso del comercio electrónico. Por el contrario, los comercios podrán “enmascarar” el número de cuenta primario de su cliente, usando un token protegido por restricciones que lo hacen inservible para los perpetradores de fraudes si alguna vez se viera comprometida su seguridad.

 

Mientras sigan creciendo el comercio electrónico y el móvil,  se prevé que un mayor número de comercios en el 2019, pruebe e implemente programas con tokens.

 

La falta de seguridad y la frustración con el uso de contraseñas y claves de acceso conducirán a una mayor adopción de la biometría.  

Los métodos para verificar la identidad del tarjetahabiente han evolucionado, incluyendo la eliminación opcional de la firma. Se debe en parte a que con las múltiples capas de seguridad  sean innecesarios los métodos tradicionales de verificación de la identidad. Yendo más allá de la industria de pagos, muchas personas probablemente concordarían que el uso de contraseñas, claves y PINs para  verificar identidad resultaría difícil y no muy seguro. La biometría para autenticación de pago en persona y en línea causa menos fricción al consumidor y brinda una verificación más sólida para los emisores y comercios. Un estudio comisionado por Visa reveló que un 86 por ciento de los consumidores se interesa en usar biometría para verificar su identidad o hacer pagos, y más de un 65 por ciento está familiarizado con la biometría.

 

Visa ha trabajado para lanzar este año programas piloto con tarjetas con biometría, en las cuales se integró un escáner de huella dactilar directamente en la misma tarjeta de pago. La razón es que los consumidores aún se sienten más cómodos y prefieren la tarjeta plástica como factor entre otras opciones disponibles. Espero que otras instituciones financieras lancen más programas piloto, ya que la la biometría aporta innovación a la tarjeta, reduce el fraude en los pagos y agiliza las transacciones.

 

Compartir inteligencia relacionada con las amenazas contra la seguridad cibernética entre socios del ecosistema y las autoridades, continuará disminuyendo las posibilidades de fraude.

Los cibercriminales cada vez están mejor organizados y con más fondos, ya que están respaldados por organizaciones criminales con mucho poder económico. El mercado negro para el cibercrimen también ha evolucionado para habilitar a personas con toda clase de habilidades para que participen en estos delitos con solo la motivación de hacerlo. Esta democratización del cibercrimen significa que habrá más intentos de explotar vulnerabilidades y las organizaciones tendrán que mantenerse vigilantes.

 

Aunque ya existe una colaboración entre los socios que participan en la industria de pagos y las autoridades, creo que veremos una mayor cooperación entre ambos el próximo año, puesto que esa colaboración produce resultados. Muy notable es el hecho de que tres miembros de alto nivel del grupo criminal Fin 7 —una de las organizaciones cibercriminales mejor conocidas y responsable por el robo de aproximadamente mil millones de dólares — fueron arrestados este año gracias a una asociación pública-privada. Visa se enorgullece de haber contribuido a este esfuerzo trabajando con el FBI, la Oficina del Procurador Federal de EE.UU. y otras redes de pago para llevar a los perpetradores ante los tribunales.

Avances en la tecnología de toma de decisiones de riesgo y la inteligencia artificial ayudarán a reducir el fraude en los pagos con tarjeta no presente.

Según datos proporcionados por eMarketer, se predice que el comercio electrónico representará solamente un 11.9 por ciento del total global de ventas minoritas en el 2018, y las tiendas físicas seguirán siendo el canal dominante en el comercio minorista. Significa que hay aún mucho que crecer en las ventas de comercio electrónico. Sin embargo, los cibercriminales siempre dirigen sus esfuerzos hacia donde está el dinero. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para proteger las transacciones con tarjeta no presente?

 

La industria de pagos introducirá avanzadas soluciones en la toma de decisiones basadas en riesgo para el comercio electrónico y reducir el fraude en las transacciones con tarjeta no presente en el 2019,  utilizando estándares actualizados de EMV® 3D-Secure. Esto mejorará la capacidad para evaluar si una transacción es legítima o fraudulenta, al examinar diez veces más los factores de riesgo, tales como el tipo de explorador de red, el tipo de dispositivo y el lugar donde se realiza una transacción, entre otros factores, para decidir si se requiere la autenticación adicional.

 

Además, las compañías que facilitan los pagos digitales, con toda probabilidad. agregarán el protocolo 3DS 2.0 a otras tecnologías de análisis avanzadas, como la inteligencia artificial, en forma similar a Visa.

 

Visa utiliza la tecnología de inteligencia artificial Visa Advanced Authorization para analizar hasta 500 atributos de riesgo individuales en un milisegundo, buscando detectar el fraude en el momento en que se inicia un pago. El algoritmo de inteligencia artificial evalúa estos atributos para producir un puntaje de la probabilidad de fraude que se predice para la transacción y envía esa calificación a la institución financiera del tarjetahabiente para que dicha institución proceda a aprobar o denegar la transacción. Este proceso se repite hasta 32,500 veces por segundo, y la tecnología de inteligencia artificial de Visa analiza a diario más de 6 mil millones de piezas de datos.

 

La implementación del 3DS 2.0 por parte de los comercios y emisores en combinación con el uso de métodos de análisis predictivos, como la inteligencia artificial, ayudaría la reducción del fraude en las tarjetas no presente en muchas regiones del mundo.

 

Visa lleva 60 años operando y ha utilizado el veloz paso de la innovación para contribuir al avance de la industria de pagos. Nos sentimos optimistas con respecto al futuro. La evolución de la seguridad y la gestión del riesgo en la industria se adecuarán mejor a las formas modernas de pagar y recibir pago y harán que el pago sea más fácil, más rápido y más seguro para todos.