Desde convencionales hasta express: las opciones crediticias para comprar un auto

  • Según los expertos en soluciones financieras de Nuevo Capital, el crédito tradicional con cuotas iguales y sucesivas es el sistema más utilizado, mientras que la compra inteligente es una opción atractiva para quienes cambian su auto al término del plazo de crédito.
  • En tanto, el crédito express es rápido y de fácil acceso, sin restricciones al presentar un pie del 50% más 12 cuotas.

 

El favorable valor del dólar, las buenas ofertas del sector automotriz y las mejores expectativas para la economía chilena están impulsando las ventas de autos en 2018, un crecimiento que ya alcanzó las 98.104 unidades en el primer trimestre, un aumento de 21,5% frente al año anterior, según la ANAC. Para aprovechar al máximo el boom automotriz de este año, los expertos en soluciones financieras de Nuevo Capital entregan consejos y recomendaciones orientadas a elegir el financiamiento automotriz que mejor se adapte a las necesidades de cada usuario.  

 

“Para trabajadores dependientes, las exigencias generales que se piden para obtener un crédito automotriz son una renta fija líquida superior a $300 mil o renta variable líquida superior a $350 mil, además de un año de antigüedad laboral. En tanto, para trabajadores independientes se exige una renta líquida superior a $400 mil y una declaración anual de impuesto (DAI)”, explica Javier Gómez, gerente División Automotriz de Nuevo Capital, firma que se especializa en autos usados, semi nuevos y nuevos.

 

El crédito automotriz convencional, en cuotas mensuales fijas y sucesivas hasta 48 meses plazo es la modalidad más conocida y es el sistema más utilizado. Una de sus ventajas es que no figura como deuda en el registro bancario, por  lo que no obstaculiza otros procesos, como la compra de una casa. “Este tipo de crédito es muy conveniente para personas que dan preferencia al pago completo, ya que les permite al cabo de tres o cuatro años ser propietarios de su auto”, sostiene Gómez.

 

Otra opción es la compra inteligente  en plazos de 24 y 36 meses, con una cuota final de 50 o 40%, respectivamente. “Es un modelo que puede generar rechazo inicialmente, ya que algunas personas se sienten amarradas por la gran cuota al final del ciclo, pero hay clientes que lo eligen porque este gasto lo tienen incorporado en su presupuesto mensual”, afirma el ejecutivo.

 

Una de las ventajas de esta modalidad es que al cabo del ciclo de cuotas se puede pagar el vehículo y quedárselo, o cambiarlo por uno nuevo durante 36 meses más, por lo que a juicio de Javier Gómez “la compra inteligente es la opción más usada para el financiamiento de vehículos nuevos y semi nuevos, ya que, independiente de su edad, a las personas les gusta cambiar el auto en un corto plazo”.

 

Una tercera alternativa es el crédito express, que se entrega de inmediato y casi sin restricciones cuando el cliente presenta un pie de 50% más 12 cuotas, el que se puede extender hasta 48 meses plazos. Es una modalidad que está pensada para las personas que tienen gran parte del dinero para pagar en efectivo, pero que no les alcanza para cancelar la totalidad del auto. “Nuestra empresa fue una de las pioneras en incorporar este tipo de crédito en el mercado chileno y hemos tenido muy buena acogida”, precisa el profesional de Nuevo Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.