La vitrina de los profesionales renovables

Por Alan Poyanco Kovacic, Manager ‑ Energy ‑ Engineering & Manufacturing de Michael Page.
 
Atrás quedaron aquellos años en las sombras, donde Chile era sólo reconocido como aquel país extenso, ubicado en un rincón al final del mundo. Hoy somos más que eso, gracias al desarrollo económico y concientización del mercado industrial y eléctrico. Esto también acompañado del factor sociocultural y geográfico, que nos ha permitido abrirnos al mundo, y de a poco ir transformándonos en un foco estratégico de la región para muchas compañías multinacionales, que buscan expandir sus negocios y desarrollar nuevos proyectos.
 
Tal es el caso de las empresas que lideran la explotación o el desarrollo de Energías Renovables No Convencionales o ERNC, provenientes de países como España, Francia, Alemania y USA, que han sido pioneras en este tipo de materia, y que vieron en Chile una oportunidad de crecer; debido a las características que el país les otorga en materia de generación de energía a lo largo del país.
 
Ejemplo de ello es la alta radiación solar que se produce en el norte del país, que permiten una mayor proliferación de proyectos solares, o también lugares de mucho viento, como en Magallanes, La Araucanía, Los Ángeles, o lugares al sur de la Región de Coquimbo o Atacama, lo que da pie para el desarrollo de proyectos eólicos.
 
Además del aspecto geográfico, Chile posee otro factor sumamente atractivo para las multinacionales térmicas y tiene relación con los profesionales especialistas locales, quienes han tenido una fuerte exposición, debido al liderazgo que han demostrado en materias de desarrollo de proyectos ERNC y tecnologías de almacenamiento e innovación, por sobre países vecinos e incluso de otros continentes.
 
Esto ha provocado que Chile se haya transformado en una gran vitrina de profesionales del rubro energético, muy cotizados. Pese a que en nuestro país la experiencia renovable se está desarrollando hace pocos años, las empresas a nivel mundial se están disputando los pocos especialistas disponibles en el rubro, donde se están generando rentas muy altas. De hecho, las proyecciones son 20% o 30% más de lo que se pagaba en años anteriores.
 
Una situación que deja en evidencia, sin duda, la falta de mano de obra especializada en materia renovable, y que ha generado que las empresas, debido a la sobredemanda, amplíen sus rangos de búsqueda y se abran a incorporar a profesionales que provengan de otras tecnologías, que pueden ser del mundo de la celulosa, salmoneras, agro o minería, que tengan un alto nivel de inglés y buenas habilidades blandas. Esto con el objetivo de formar a estos profesionales, en vez de costear un especialista en el área renovable que podría salir más caro.
 
En ese sentido, y como lo señalé anteriormente, Chile se ha convertido en una vitrina geográfica y de profesionales bastante cotizada, por tanto, pienso que es realmente importante que en la medida que nuestro país vaya avanzando en materia de ERNC, podamos también ir impulsando la formación de nuevos talentos que aporten a la oferta de profesionales especializados en este tipo de rubro, donde la formación académica se vuelve relevante a nivel local e internacional, con post títulos y PhD que aportan al desarrollo de diferentes áreas, generando puentes en departamentos de investigación y el mercado eléctrico a través de consultoras.
 
Esto sin dejar de lado el fortalecimiento de las habilidades blandas, las cuales cada vez son más relevantes para las empresas multinacionales que lideran los proyectos en la región. Ya que no solo es necesario el conocimiento técnico, sino que también la capacidad de saber comunicar lo que se está desarrollando, sumado a las grandes inversiones en I+D, que nos permitirán ser los próximos líderes en esta materia.
Por último, es importante mencionar que hoy los profesionales técnicos que poseen un buen manejo de sus habilidades son perfiles profesionales mucho más valorados en organizaciones multinacionales, permitiendo el crecimiento de hasta en un 40% más que los profesionales que no poseen buen manejo de estas. Además, logrando hasta en periodos menores de 2 años, crecer en cargos gerenciales, sumado al management a corto plazo, el cual les permite gestionar equipo en periodos más acotados, a diferencia de las empresas nacionales donde es necesario tener muchos años de experiencia para liderar equipos multidisciplinarios.
 
Los próximos 10 años son determinantes en este camino que seguirá posicionando a talentos locales en empresas multinacionales y fuera del país.