Un mundo sin efectivo ¿es posible?

Aplicaciones como Tenpo permiten hacer pagos y compras que antes eran propias de lo físico, dando paso a lo virtual de forma fácil y segura para los usuarios que necesiten una alternativa a la banca convencional.
 
 
¿Podemos imaginarnos un mundo sin dinero en efectivo? Estas son algunas de las interrogantes que plantea la pandemia, al cambiar radicalmente muchos comportamientos de los consumidores, como por ejemplo con los medios de pago, dejando de lado monedas y billetes para evitar contagios.
 
 
Según cifras entregadas por el Banco Central sobre el uso y preferencia de efectivo, el 2015 un 91% de las personas prefería este medio de pago, versus un 75% que lo hizo en 2019. Por otra parte, las tarjetas de débito aumentaron su uso, del 30% (2015) al 55% (2019), y el pago por Internet casi se duplicó, pasando de 9% a 16% en ese mismo lapso de tiempo. “Por lo tanto, y debido al covid-19, este año se esperaría un potencial incremento en el pago por internet, así como en el uso de la tarjeta de débito, mientras que el efectivo debería continuar su tendencia a la baja”, comenta Fernando Araya, CEO de Tenpo.
 
Frente a esta situación se abren nuevos desafíos que las aplicaciones financieras ya están tomando en sus manos desde hace un tiempo.
 
“Una de nuestras misiones como Tenpo es entregar soluciones a las personas para que no dependan del efectivo y puedan hacer de forma digital sus compras o el pago de cuentas desde donde estén. La pandemia aceleró los pasos pero todo indica que en el futuro el dinero digital irá al alza porque es más fácil, cómodo y seguro”, cuenta Araya.
 
 
 
¿Y después de la pandemia?.
 
 
Sin embargo, independiente de la crisis sanitaria, el cambio del efectivo a otros medios pagos como tarjetas o aplicaciones es una tendencia que ya se está viendo en algunos países de Europa. En Suecia, por ejemplo, se espera que la mitad de los comerciantes dejen de usar billetes antes del 2025 y ya hay tiendas que eliminaron completamente esta opción de pago.
 
 
“Esto nos plantea otras interrogantes, como aquello que pasa con los consumidores más viejos, los jubilados o los inmigrantes, que mantienen sus necesidades de compra pero muchas veces son dejados de lado por el sistema. Desde Tenpo buscamos entregarle inclusión digital asegurada, con una alternativa para que puedan hacer sus trámites sin depender de un banco”, agrega Araya.
 
 
Algunos beneficios de las aplicaciones como Tenpo, es que permite tener una cuenta digital con una tarjeta de crédito de prepago, que se puede usar tanto en el comercio nacional como el internacional.
 
 
En comparación a un banco es mucho más rápido para crear una cuenta en Tenpo, ya que solo se necesita tu carnet de identidad y ser mayor de 18 años, eliminando varios de los requisitos que pide la banca tradicional.
 
 
“A través de Tenpo, los usuarios ahorran mucho más tiempo porque no tienen que ir a un banco a abrir una cuenta, y además se ahorran el tiempo de la filas para hacer pagos, ya que lo pueden hacer desde cualquier lado con una conexión a internet”, agrega el CEO.
 
Un sondeo reveló que debido al brote del covid-19, que comenzó en marzo en Chile, un 25% de los consumidores chilenos admitió que se ha visto emplazado a comprar por primera vez a través de internet en mayo, lo que es un buen indicio para que más personas se sumen a las ventajas de la transformación digital.
 
 
A nivel mundial son más los consumidores que pagan a través de aplicaciones, tarjetas o sus teléfonos celulares, frente al uso de efectivo. Algunos de los beneficios de este cambio a nivel general son ahorros en los costos de circulación y emisión de dinero, y disminuye las posibilidades de robo o corrupción, entre otros.
 
 
“Definitivamente vamos hacia una sociedad que va a dejar atrás el uso de efectivo. Esto nos plantea una serie de retos relacionados como la inclusión y la alfabetización de una parte de la población para usar medios digitales de pago como los que ofrece Tenpo, que buscan simplificar la vida de las personas y acercar productos financieros a la población”, concluye Araya.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.