Cotizaciones previsionales declaradas y no pagadas alcanzan su mayor nivel en abril y representan el 5,6% de cotizantes

  • Por Felipe Pinochet

 

 

Las cotizaciones previsionales declaradas por el empleador y no pagadas (DNP) tuvieron su mayor nivel en el cuarto mes del año, ya que durante abril superaron por primera vez las 300.000 DNP y llegaron a 338.963 según cifras de la Superintendencia de Pensiones, representando de esta forma al 5,6% del total de cotizantes del sistema.

 

Esto significó un alza de 16% año contra año y un incremento de 28% respecto a marzo de 2020, lo que se traduce en el nivel más alto desde 2004 para un mes de abril y su mayor tasa en más de una década al compararlo con cualquier otro mes.

 

Este no pago de los empleadores solo refleja una parte de las secuelas de la crisis sanitaria por el Covid-19, ya que el coronavirus llegó al país a mediados de marzo y las DNP que publica la Superintendencia de Pensiones al 30 de abril corresponden a las cotizaciones que se pagan por las remuneraciones de marzo. Es por esto que desde la industria creen que en los próximos meses esta cifra aumentará.

 

En tanto, al analizar los montos adeudados por estas DNP, se obtiene que la deuda generada en abril de este año fue de $33.115 millones, lo que significa un alza de 24% comparada con la deuda generada en igual mes de 2019, el mayor incremento en lo que va del año, y también el mayor monto adeudado en un mes durante 2020.

 

Sin embargo, las empresas que hacen DNP tienen que pagar las cotizaciones posteriormente, con intereses y reajustes. Respecto a estos casos, Rodrigo Gutiérrez, gerente general de Ciedess, menciona que “la AFP tiene un plazo de hasta 180 días para iniciar las acciones de cobranza, plazo que se utiliza en gestiones prejudiciales, usualmente exitosas, sin ser necesaria la intervención del trabajador afectado”.

 

Por su parte, el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, señala que  seguirán efectuando las labores de supervisión como corresponde. “Está definido en nuestras normas los pasos a seguir por las AFP”, responde.

 

Respecto al contexto económico que se vive, desde la Asociación Administradoras de Fondos de Pensiones explican que “en 1982 la Ley N° 18.137 permitió a los empleadores ‘declarar’ y diferir el pago de las cotizaciones previsionales, como una forma de aliviar la situación financiera de las empresas por la crisis de la deuda externa y, al mismo tiempo, asegurar el posterior pago de las cotizaciones. Este mecanismo permite a las empresas que enfrentan situaciones de iliquidez postergar el pago de las cotizaciones previsionales de sus trabajadores”.

 

La Asociación de AFP señala que no es necesario llegar a tribunales para que el empleador pague las DNP, ya que suelen hacerlo antes de los seis meses que establece la ley. Así, señalan que del flujo mensual de DNP, el 89% se paga en los primeros seis meses, mientras que el porcentaje restante pasa a cobranza judicial.

 

Siguiendo esta línea, la Asociación detalla que del flujo mensual de DNP, el 46% es pagada por los empleadores dentro del primer mes desde que se hizo la declaración y no pago, mientras que entre el segundo y tercer mes se recupera el 63%.

 

Según cifras de la Superintendencia de Pensiones, la declaración y no pago de cotizaciones previsionales en la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC), generó una deuda de $5.787 millones en abril, lo que significa un alza de 6,7% año contra año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.