¿Cómo proyectar la empresa en medio de la crisis sanitaria?

El COVID-19 no sólo es una amenaza a la salud de los chilenos, sino también a las pymes. Muchas de ellas han cesado sus operaciones o han perdido clientes debido a las medidas que se han tenido que tomar para frenar la propagación del virus.
 
 
Las autoridades han tenido que tomar medidas para ponerle freno a la propagación del coronavirus, que ya ha cobrado miles de vidas en Europa. En este escenario, el golpe financiero para las empresas parece inevitable. Sin embargo, la planificación y la previsión se han convertido en el escudo de muchas. El ordenamiento de los procesos, según los especialistas en flujo de caja es uno de los secretos para sortear el chaparrón.
 
“Procesos detallados por parte de Recursos Humanos (Licencias médicas, permisos, días administrativos, registros de vacaciones, reglamentos internos, protocolos ante eventualidades, etc); planes de trabajo a distancia aplicados con anterioridad y no por obligación; registros administrativos, contables y financieros para la toma de decisiones (flujos de caja reales y proyectados, balances mensuales, estados de resultados, etc.), ayudan a tener una mirada detallada y general para la toma de decisiones”, explica el gerente comercial de Asecotri, Cristián León.
 
 Según el contador auditor, la visión que entrega un flujo es tan amplia que permite generar una estrategia de pagos para proveedores e, incluso, obligaciones con la Tesorería General de la República. 
 
“Los pagos que se pueden postergar son variados: DNP en Previred, donde se postergan obligaciones en departamentos de recursos humanos o remuneraciones; IVA; deudas con Tesorería sin intereses reajustes o multas; y, además, se pueden verificar contratos con proveedores para evaluar la opción de postergar pagos. Pero, es importante no tomar decisiones a ciegas, siempre consultar con los asesores legales, contables y tributarios”, aconseja Cristián León.
 
Flexibilidad estatal .
 
Para aliviarle la carga a las pymes, el Gobierno propuso medidas como las siguientes, a contar de abril:
-Suspensión de los pagos provisionales mensuales (PPM) del impuesto a la renta de empresas por los próximos 3 meses.
 
-Postergación del pago del IVA de los próximos 3 meses para todas las empresas con ventas menores a UF 350.000 durante 2019, posibilitando su pago en 6 o 12 cuotas mensuales a tasa de interés real cero, dependiendo de su tamaño.
 
-Medidas de alivio para el tratamiento de deudas tributarias con la Tesorería General de la República (TGR) focalizadas en las Pymes y personas de menores ingresos: flexibilidad para celebrar convenios de pago de deuda tributarias con TGR, sin intereses, ni multas.
 
 
 Finalmente, cabe recordar, que todos los gastos de las empresas asociados a la contingencia sanitaria pueden ser aceptados como gasto tributario.