Coronavirus: ¿Cómo sobrellevar el estrés del encierro?

Aprender a aceptar nuestras emociones y también ser creativos con la rutina diaria, son algunas de las recomendaciones que entregan los expertos. 
 
La meditación, así como cambios en la rutina, pueden ser de gran ayuda.
 
La llegada del COVID-19, sin lugar a dudas ha sido uno de los grandes remezones que el mundo ha tenido que experimentar en los últimos años. Bajo este escenario sobrecogedor y en donde nos encontramos insertos en una incertidumbre profunda, sumado al encierro y al no poder estar en contacto físico con quienes más queremos, los expertos hacen un llamado a flexibilizarnos profundamente, para poder lidiar con el estrés psicológico y la ansiedad que hoy se encuentran más latentes que nunca.
 
“Actualmente, la certeza y predictibilidad a la cual estábamos de alguna forma “acostumbrados” como mandar a los niños al colegio, salir temprano de casa para llegar al trabajo, tomar el metro, por ejemplo, ha ido desapareciendo, lo que nos ha hecho darnos cuenta que eran pequeños privilegios que pasaban inadvertidos. El ser humano, por una cosa de supervivencia, siempre busca la seguridad y predictibilidad, ya que es una forma de bajar la ansiedad respecto a lo que podría pasar”, explica Paula González Collado, fundadora y directora de Enea Coach -organización dedicada al acompañamiento y renovación de las personas desde el punto de vista del coaching, la ontología, el eneagrama y la inteligencia emocional.
 
El nacimiento de esta “ansiedad”, aumenta en situaciones de encierro. Así lo corrobora Luis Pino, académico de la Escuela de Psicología de Universidad de las Américas, quien señala que “la palabra cuarentena hace referencia a una situación de aislamiento y encierro; es así como las personas pueden verse inmersas en una sintomatología que genere aburrimiento, ansiedad, abulia, desmotivación e irritabilidad. Lo que posteriormente se puede traducir en comenzar a tener conflictos con nuestros más cercanos o a revivir conflictos que ocurrieron en el pasado y no tuvieron una resolución”. 
 
Recomendaciones clave: originalidad en la rutina y meditación
 
La profesional de Enea Coach aconseja que para enfrentar los posibles cuadros de tristeza y abatimiento que genera el encierro, es necesario ser pacientes y tratarnos con cariño, no sólo entre nosotros, sino que con nosotros mismos. “Tenemos que aprender a darle espacio a nuestras emociones y comprender que es totalmente normal tener miedo, ansiedad, incertidumbre, angustia, pena y rabia. Dar espacio a nuestras emociones, al contrario de lo que se suele pensar, nos permite ser más resilientes y mantener la motivación para seguir adelante”.
 
El profesional de UDLA agrega que “es importante y también todo un desafío, el comenzar a aceptar la rutina. Esto aplica sobre todo para quienes tienen niños o cuidan de ellos, ya que es una oportunidad de darle creatividad a la rutina, resignificando los espacios de juego o buscando nuevos juegos; lo anterior sin regirse por un manual, ya que lo fundamental es dar paso a la espontaneidad. También es positivo establecer espacios para ver televisión en conjunto, con el objetivo de conversar en familia y discutir en conjunto lo que está ocurriendo. 
 
Debemos comprender que lo esencial en este escenario es contenernos y volver a resignificar la solidaridad, ya que históricamente en nuestro país se ha atribuido y se ha señalado que la solidaridad, solo ocurre en ciertos espacios”.
 
Finalmente, Paula González Collado de Enea Coach, nos invita a incursionar en la meditación basada en el Mindfulness, diseñada para despertar la compasión con nosotros mismos, y con la vivencia interna que experimentamos cuando nos volvemos reactivos emocionalmente. Esta meditación recibe el nombre de R.A.I.N. como lluvia en inglés. Y consta de un proceso de 4 etapas:
 
R: Tiene que ver con recognice, es decir reconocer, examinar la emoción que estoy sintiendo en el momento. ¿ Cómo se llama esa emoción o momento?.
 
A: viene de allow, es decir, permitir. Dale espacio a esa emoción, déjala habitar en tu cuerpo, sin juicio, sin intentar ignorarla o suprimirla. Permitir a esa emoción estar entregarle su mensaje.
 
I: proviene de la investigaré, es decir, investiga. Averigua en que parte de tu cuerpo se aloja esta emoción, donde la sientes en el cuerpo. Dónde es que duele, puede que la sientas en la garganta, o en el pecho, entre otros lugares. Cuando la tengas identificada, preguntale a esa parte que está doliendo ¿ Qué es lo que necesita de ti?
 
N: de Nature, es decir, Nutrir. Una vez que hayas escuchado lo que esa parte vulnerable necesita de ti, entonces confórtala. Quizás necesita saber que la amas, o que aprecias todo su esfuerzo. Sólo entregarle amor, llevando tus manos a esa zona donde la sentiste alojándose en tu cuerpo.