Infinity y la evolución de sus motores estrella

Infiniti, la marca premium de Nissan representada en Chile por SK Bergé, presenta la evolución de sus motores a lo largo de su historia. 
 
La familia de trenes de potencia «VQ» V6, predecesora de la nueva generación «VR», ha recorrido un largo camino con distintos motores multipremiados presentes en los modelos de Infiniti desde 1994.
 
El V6 3.0 litros twin turbo es un motor de la familia de sistemas de propulsión «VR», el cual surge del desarrollo de Infiniti tras varios años de producción de motores V6. Éste ha sido diseñado para empoderar al conductor y ofrecer una mayor potencia, así como altos niveles de eficiencia, comparado con cualquier predecesor de la compañía.
 
El peso y tamaño reducido del motor se debe, en parte, a bloques de cilindros de aluminio más ligeros y pequeños, dando como resultado una mayor eficiencia mecánica. Así mismo, una serie de nuevos complementos e innovaciones realizadas por los ingenieros de Infiniti aseguran un desempeño superior del motor.De esta forma Infiniti, pionero en motores híbridos en el segmento premium, evoluciona con el poderoso motor V6 3.5 litros que impulsa al Q50 sedán con 360 hp de potencia. 
 
Este motor equipa la tecnología Infiniti Response Hybrid, que permite recuperar la energía que se desarrolla durante la acción de frenado y que carga la batería de iones de litio, la que a su vez genera la electricidad que envía un impulso directamente a las ruedas.
 
En 1998 llega el motor VC-Turbo, el que puso en marcha el desarrollo de una nueva tecnología de enlace múltiple clave para una relación de compresión variable. 
 
Después de muchos años de trabajo en el desarrollo, millones de kilómetros en la carretera, más de 30.000 horas en el banco de pruebas con innumerables ensayos, incorporando soluciones de reducción de peso e innovaciones, el equipo de ingenieros de Infiniti finalmente logró brindar una relación de compresión variable a un vehículo de producción por primera vez en la industria automotriz, convirtiendo así al diésel e híbrido en una alternativa real al motor de gasolina de combustión interna.
 
Así, el motor VC-Turbo se posiciona como el primero del mundo en tener una relación de compresión variable que se transforma de acuerdo a demanda del pedal del acelerador. 
 
Además, gracias a su innovadora mecánica, el VC-Turbo produce un tercio de las vibraciones de un motor convencional de cuatro cilindros en línea y no requiere ejes de equilibrio gracias al nuevo mecanismo que le permite tener un movimiento más lineal.