Violencia delictual

La experiencia de violencia delictual es subjetiva (emocional, vivencial y experiencial) y social (dependiente de cómo en ese contexto se sugiere actuar), por tanto, la persona actuará en pro de atenuar esa emoción, miedo, dolor resentimiento, angustia, ansiedad. Para eso, buscará cualquier estrategia para mitigar ese sentir, y un objeto concreto es un arma.

Al mismo tiempo, en la cultura del miedo y de la seguridad, la propia cultura o sociedad dice qué cosas son las que generan seguridad y, si observamos los mass media, lo que se promueve de manera explícita e implícita es la cultura del miedo, por lo que la población posee alta disposición, sin tener experiencia directa en una acto delictual, en armarse.

Sin duda hay  trauma de una situación de violencia delictual, ya sea callejera y, por sobre todo, en el hogar, por la invasión a lo íntimo y la expresión del trauma, son sintomáticamente similares a cualquier situación traumática.    

La reacción frente esta situación es, sin duda, ceder, ya que  siempre será una situación extrema tanto para las víctimas como para los agresores.

Luis Pino

Psicólogo social y docente de la Escuela de Psicología Universidad de Las Américas.

Universidad de Las Américas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.